martes, 17 de enero de 2012

¿POR QUÉ NO?

Ya no lo quiero para mí.

Lentamente he ido quitando cada columna de la torre y al fin de desmoronó.
Ya no existe ilusión ni gusto, mas bien el disgusto y la decepción.
No estoy triste, solo pensé que era diferente y no lo era.

Es como si hubiese pensado en un colibrí color pastel, pero al final resultó ser un pájaro rojo encendido, violento, loco y queriendo volar sin límites o direcciones.
Quiere jugar, quiere placer, quiere todo a la vez, y no lo juzgo, no soy nadie en su cielo para frenarlo o encerrarlo en mi jaula.

¿Por qué no hacer lo mismo que él? ¿Por qué no salir de mi idea de estabilidad constante y perder la cordura un poco? ¿Por qué no? Porque, no.

Soy sincera , pero las canciones de los taxis dicen que miento.
Ya no lo quiero para mí y estoy bien.

2 comentarios :

  1. Me morí con esto Habich.
    Este post me ha gustado mucho.
    Mega Like (si, imaginate la manito arriba xD)

    ResponderEliminar

Comentando se pierde la timidez...